EL AMOR Y EL TIPO DE MUJER IDEAL

En tiempos de pandemia y conmoción sanitaria hablar de amor es lo mejor que podemos hacer. Invocar buenos sentimientos para recargarnos de buenas energías y alegrar el alma es un ejercicio que nos puede traer muchas alegrías.

Hoy traigo un tema complejo pero que como siempre aquí, me gusta abordar desde la reflexión y el tan infravalorado sentido común que a veces pasa desapercibido y es despreciado, pero que grandes sabios o quienes se auto describen como sabios, no tienen.

¿Cuál es tu tipo? Pregunta frecuente en charlas de amigos o encuentros sociales o eventos grupales. Entonces uno responde con lo que cree que son los patrones sociales más convenientes. La pregunta que seguro esperan que haga es si, esto se cumple o qué tan frecuente pasa que conseguimos relaciones según los rasgos sociales o culturales estipulados.

Bueno, quién sabe. Seguro que debe haber muchos estudios sobre el tema y libros publicados al respecto porque es evidente que este es un tema de interés para la humanidad: el amor. Pero abordar el tema desde lo académico es acotarlo a un área del conocimiento que quizás no sea la correcta. Por eso, ahora vamos a hablar desde el corazón.

El amor no tiene barreras

Siglos atrás era más fácil, las hembras de la especie humana elegían al macho más fuerte, al famoso macho alfa que vencía a los demás individuos del grupo y entonces podía tomar a las hembras que querían, como todavía sigue pasando así, en cierto punto pero no voy a entrar en ese tema ahora, quizás en otra entrega para esta revista.

Ahora queda todo supeditado a la cultura y al prestigio social. Mi rol social, mi posición en el entramado social, me permitirá vincularme con determinadas personas, con quienes compartimos ciertas convenciones culturales, con lo cual mis aspiraciones de vínculos ideales pasarán por allí.  La mala noticia es que al corazón mucho no le interesa esto.

Parece novelesco, trillado, cursi, aburrido y hasta un poco vulgar decir que el amor desconoce todo tipo de condicionamiento y convenciones sociales. Pero perdón, lo estoy diciendo: el amor no tiene barreras.

Y bueno ¿qué es el amor? Me atajo para responder esta pregunta diciendo que Erich Fromm escribió mucho al respecto. Pero también para todos es diferente, más allá de la idealización de este sentimiento o de las reacciones neurológicas que estar enamorado implica en la química cerebral. Cada uno sabe en qué medida posee amor dentro sí y en base a eso escoge qué importancia le da en la vida. Es decir, hay gente que vive sola porque se puede decir que tiene mucho amor para sí mismo o bien, muchos eligen el amor a Dios y vivir para ello.

Volviendo al tema, podría haber dificultades si nos dejamos llevar por el amor y a lo mejor decidimos atravesar sin miedo la barrera de los prejuicios y nos encontramos con alguien diferente. La zona de confort es muy cómoda, se ve, pero si nos quedamos allí tal vez la persona indicada no será nadie más, de quienes nos imponen que es la indicada porque ya estaba previsto: es mi tipo.  

El tipo ideal es la persona a la que ames

Entonces quizás andar buscando siempre compatibilidades a lo mejor no sea el camino adecuado y pueda ser más útil dejarse llevar. Hay muchas personas que diagraman su vida y planean hasta el tema de con quién se van relacionar. Yo no los juzgo pero no lo haría.

Uno piensa, bueno ahorro para poder ir a tal universidad, a tal lugar de vacaciones en un año y otros planean sus vínculos según los criterios de clasificación a los que les asignan importancia: ejemplo, clase social, bondad, o cualquier tipo de rasgo. El tema que quizás omitan, conocer a las personas.

Vivir sin prestarle mucha atención a los prejuicios nos permitirá tener más empatía y humanidad, virtudes que tienen a abundar en los tiempos que corren. A mí al menos me ha servido para enamorarme de una mujer, de la que no somos para nada compatibles, claramente no es mi tipo pero les puedo asegurar que no importa mucho eso. La vida a veces nos da esos regalos.

Por otra parte, si quieres mucho a alguien con quien no tienes nada en común… Ese el camino… deberás entonces focalizarte en lo que los une y no en las diferencias. Por lo tanto, la conclusión es: el tipo ideal de persona para ti es a quien ames y listo.


More from Guillermo Coronel

LAS NUEVAS RELACIONES LABORALES

Los inminentes avances tecnológicos y las constantes innovaciones que inciden en todos...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.