¿DEBERÍA LEGALIZARSE LA EUTANASIA EN ESPAÑA?

Hablar de eutanasia es pensar automáticamente en Holanda; después, si debería ser ético permitir a una persona abandonar el mundo terrenal. Ya en 2019 surgió una gran polémica cuando se ejecutó un juicio contra una doctora que consintió el fallecimiento de una anciana con alzhéimer, por “asesinato”, ya que al parecer, pese a que la paciente había dejado en 2012 una declaración firmada ante notario en la que solicitaba la muerte asistida en caso de perder sus facultades mentales, conforme avanzaba su enfermedad surgieron las dudas, pues “a veces pedía morir y otras pedía que no”.

Hace unos días se hizo eco en numerosos medios que ese mismo país deseaba aprobar una “pastilla letal para los mayores de 70 cansados de vivir”, la cual no necesitaría prescripción médica, ni justificar un problema de salud, cuya ley intentaría ser aprobada antes de fin de año. Ya que, según estudios “los datos que se desprenden de la investigación revelan que, en efecto, existe una parte de la población de más de 55 años que a pesar de estar en buena salud, tienen un deseo de morir consistente y activo, pero su proporción, un 0,18% de esa franja de edad, no permite deducir que constituya un grupo significativo”.

Sin embargo en otros periódicos, y horas después, se afirmó lo contrario: “Países Bajos niega el bulo de que prepara una ‘pastilla letal’ para mayores de 70 años cansados de vivir”.

Pese a este cambio de información, el tema de la eutanasia siguió ocupando las bocas de la gente durante varios días, como si de una cortina de humo se tratase.  En este artículo queremos poner sobre la mesa las ventajas y desventajas que traería a España la legalización de la eutanasia.


Dos tipos de eutanasia: la directa y la indirecta

La primera clase de eutanasia es aquella que surge de forma activa la cual “consigue la muerte del citado enfermo mediante el uso de fármacos que resultan letales”. A su vez, encontramos la pasiva que “consiste en la consecución de la muerte de aquel mediante la suspensión tanto del tratamiento médico que tenía como de su alimentación por cualquier vía”.

El segundo gran tipo de eutanasia es la llamada indirecta: “bajo dicha terminología se encuentra aquella que lo hace es intentar paliar el dolor y sufrimiento de la persona en cuestión y para ello se le suministran una serie de medicamentos que como consecuencia no intencionada pueden producir la muerte de la citada persona”.

Teniendo esto en cuenta, ¿se podrían hacer excepciones entre un tipo y otro a la hora de iniciar el debate?


Ventajas y desventajas: un arma de doble filo

¿Estamos en España preparados para legalizar la eutanasia?
¿Estamos en España preparados para legalizar la eutanasia?

El suicidio y el aborto son dos palabras incómodas, protagonistas de discusiones acaloradas y estrechamente relacionadas con la eutanasia. Encontramos numerosas ventajas al respecto; la primera, encabezada con la bioética, tiene que ver con el sentimiento o autoestima del enfermo afectado. Al encontrarse terminal, le pueden surgir sentimientos de inutilidad o un trastorno depresivo. Sin embargo, aquí hay quien discrepa en la peligrosidad que acarrean las enfermedades mentales, considerándolas algo banal o incluso sencillo de curar.

Otra ventaja de la eutanasia es que permite estudiar el costo de mantener a un paciente en estado terminal o crónico de gravedad, y eliminarlo. También entran en juego la importancia de las pensiones: sin ancianos, no habría gastos con la jubilación.

Por otro lado, las personas que tienen la opción a solicitar la eutanasia podrían manifestar con esto que guardan el derecho de tomar decisiones con aspectos relacionados a su vida, incluyendo la muerte. A su vez, éticamente se consolida como un medio compasivo para ayudar a alguien a fallecer con dignidad. Quien sufre, sea por una enfermedad física o mental, piensa que mantenerse con vida es esperar a la muerte y que la eutanasia es la solución perfecta para dejar el mundo terrenal con paz.

Las desventajas de la eutanasia también son escasas pero precisas: aunque este fenómeno comenzó siendo una excepción, como decíamos al principio del artículo, se ha convertido en una idea popular que ha dividido a la población en dos. El problema que acarrea este aspecto es que pueden darse abusos, incitando a las personas a tomar ese camino como solución desde la cómoda posición que supondría no darse una segunda oportunidad o querer luchar por buscar una forma de sobrevivir al respecto.

La Medicina ha avanzado lo suficiente como para buscar alternativas o fármacos que controlan el dolor pese a los intereses de las farmacéuticas; los cuidados paliativos no se tomarían en cuenta.

Por otro lado y religiosamente, se estaría atentando con el sacramento de la vida. Se distaría mucho de aceptar el entierro de una persona que ha acudido a la eutanasia, o a darle sepultura honradamente. Desde el lado cultural es considerado un homicidio o suicidio.

Estos son algunos de los beneficios y contraindicaciones que traería consigo la legalización de la eutanasia. ¿Qué otras ventajas y desventajas se te ocurren? ¿Debería legalizarse en España?

More from Alba Lobera
FLIPPED CLASSROOM, CUASI PROHIBIDA: ALUMNOS INDEPENDIENTES Y CON NOTAS INMEJORABLES
El sistema educativo en España parece dejar mucho que desear, estando siempre...
Read More
Join the Conversation

2 Comments

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.