De El Ejido a Galicia: dos menores en centro de acogida por preferir al padre

Sin ánimo de hablar de circunstancias coincidentes el caso de dos hermanos de diez y doce años, ingresados en un centro de acogida, es a todas luces, un maltrato y acoso institucional, LEVI CABALLERO es más que un padre, es la desesperación por amor a sus hijos.

Me cuenta el tráfico de influencias y las decisiones judiciales arbitrarias. Y, POR SUPUESTO, LA XUNTA RESPONSABLE. Sergio, el menor de El Ejido y su padre pidieron auxilio, pero se les ignoró. El menor siente, percibe, sabe lo que quiere y debe ser escuchado y jamás, tenga su familia cargos políticos o no, se debe jugar con sus realidades vividas, con sus sentimientos, con lo que puede constituir un peligro a su integridad y a su vida. Si, su VIDA con mayúsculas.

He constatado las pruebas y datos donde los menores afirman recibir agresiones de su madre y del entorno materno, con una educación autoritaria e impositiva. Hechos denunciados por su padre en la Policía y en el Juzgado. Por supuesto, con la aportación de pruebas médicas. Mordiscos, irritación de piel, ataques de ansiedad. Por supuesto todos tienen derecho a la presunción de inocencia y por mucho que su abuelo paterno sea ex senador del PP y alcalde de un pueblo orensano y que su madre sea abogada defensora del profesorado en Anpe y que el fiscal del caso tenga relación con el abuelo, según informaciones de Levi, esto es inadmisible.

El Imelga, Protección de Menores, Orientación Familiar de la Xunta y la jueza del juzgado de instrucción número 3 de Orense adoptan una decisión contraria al bienestar del menor. Mientras los menores no dejen de gritar auxilio y no se sometan al dictamen materno, permanecerán en una casa de acogida incomunicados con su padre o entorno paterno. Se obvian medidas intermedias como coordinación parental o terapias. Una compañera psicólogo que vio a los niños, lejos de estas instituciones endogámicas, certificó lo que afirmaban los menores.

Levi Caballero, el padre mencionado en este artículo, con sus hijos
Levi Caballero con sus hijos

Antes del ingreso en casa de acogida, su madre, sin previo aviso al padre, decide cambiarlos de colegio para trasladarlos a un internado. Cuando intenta llevar a los niños estos se niegan y sufren ataques de ansiedad, autolesionándose. Viene la policía autonómica y no tienen idea mejor que ingresarlos en la planta de Psiquiatría del Hospital orensano. Se están vulnerando los derechos fundamentales del menor, sus deseos, los contextos que le producen sufrimiento e inestabilidad. Además, siendo niños de altas capacidades tienen una sensibilidad mayor que otros niños.

El obligarlos a sumisión es antiterapéutico y desestabilizante y generará consecuencias imprevisibles. Como psicólogo afirmo que la indefensión de estos menores es un auténtico acoso y maltrato y el abuso y coacción lleva, en muchas ocasiones, al suicidio. Por el egoísmo de quien debería superar sus propios traumas y no generar traumas de por vida en dos menores. Tienen una estupenda abogada, especializada en abusos a menores, Yobana Carril, y que se emociona al hablar del sufrimiento de dos niños que no tienen culpa de problemas familiares. Estoy con ella cuando afirma que la madre está en su casa, el padre en una casa les espera, el juez en su casa y dos menores que tienen familia en un centro de acogida. Demencial, inhumano, tercermundista porque hay que respetar los derechos de los niños y escucharlos.

Mi apoyo a LEVI CABALLERO Y A YOBANA CARRIL Y, POR SUPUESTO, A DOS MENORES NO TIENEN CULPA DE HABER NACIDO DONDE HAN NACIDO.

Written By
More from Pilar Enjamio

La historia flamenca escrita con Luisa Ortega, Arturo Pavón y Salomé Pavón Ortega

Alma flamenca de cuna, de raza, orgullosos de su sangre gitana, son...
Read More

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.