CROWDFUNDING: UNA ESTRATEGIA DE FINANCIACIÓN

El “Crowdfunding” es una modalidad de financiación colectiva y democrática para financiar nuestros proyectos. En épocas actuales donde el empleo estable es casi una utopía y en donde los conceptos de innovación, creatividad y emprendimiento prevalecen en ámbitos entre los modelos de negocio de gran impacto de la economía global, las nuevas formas de relacionarnos con el financiamiento e inversión no nos tiene que venir por sorpresa.

Así como con las nuevas Fintech, invertir en la bolsa de valores o realizar transacciones con cripto monedas desde un teléfono móvil, también podemos invertir y financiar nuestros proyectos con la metodología de financiamiento colectivo denominada “Crowdfunding”. Tiene muy buena aceptación en la nueva generación de emprendedores y creativos.

Crowdfunding y sus ventajas

Para los que no saben qué es este mecanismo de financiación colaborativa y colectiva consiste en que cualquier persona, desde cualquier parte del mundo, pueda aportar a un proyecto pequeñas cantidades de dinero a cambio de una recompensa o bien por simple apoyo a la causa.

Esta modalidad de financiamiento permite que los que quieran apoyar tu trabajo, puedan aportar en la medida de sus posibilidades. De esta forma, te liberas de acudir a un banco, a una línea de créditos del gobierno, a una financiera o a un familiar para poder llevar adelante tus ideas.

Otra ventaja de este modelo de financiamiento es que Internet ofrece una gama muy variada de herramientas y plataformas para llevar a cabo estas iniciativas que son muy diversas y que adoptan diversas formas. Nos ofrecen varias opciones, según el tipo de idea que tengamos en mente. Hay plataformas que son muy adecuadas para emprendimientos tecnológicos o empresas emergentes estilo “startups” y otras que quizás sirven para desarrollar proyectos artísticos.

Estas posibilidades permiten que los fondos obtenidos sean producto de las ganas y el apoyo de las personas que quieren verte triunfar. De esta manera, uno va a trabajar con otras ganas. Situación que difiere mucho si has atravesado el proceso burocrático de solicitar un crédito bancario.

Otra variante muy parecida es el mecanismo de micro mecenazgo. Esta modalidad conlleva el mismo espíritu colaborativo pero se basa en buscar pequeños promotores o fondos provenientes de empresas o grupos de inversión, que esperan generar rendimiento acorde al monto invertido.  

Proyectos y causas sociales

Hay múltiples opciones de financiamiento colectivo. En esta ocasión, les voy a mostrar dos de los más emblemáticos. Una plataforma muy conocida para este tipo de proyectos es Kickstarter que, a mi parecer, combina aspectos de micro mecenazgo y Crowdfunding pero tiene la desventaja de estar disponible para pocos países. Por eso, otra buena opción es ideame, ideal para emprendedores y creativos de Latinoamérica.

Que alguien apoye nuestras ideas y proyectos es algo muy hermoso, más aún, si tenemos la posibilidad de poder recaudar fondos para hacerlo. El dinero se vuelve el primer obstáculo para materializar nuestros sueños. Esta opción de financiamiento, nos permite conectar con gente de todo el mundo que nos puede ayudar, y quizás con pequeñas cifras puedan hacer la diferencia.

También existen iniciativas para apoyar proyectos sociales y causas sociales que conviven en la misma plataforma que la realización de un cómic. Éste es un hecho que quizás a algunos moleste por la comparación de las iniciativas. Uno puede financiar causas nobles en el mismo sitio donde se puede patrocinar un trabajo artístico. Hay quienes se muestran reacios al ver que en una misma plataforma, se presenten estas opciones tan distintas para recaudar dinero.

Plataformas con comisiones

Relacionado con el párrafo anterior, debo mencionar que hay detractores de estas prácticas de financiación. Las opiniones en contra a estos métodos tienen que ver con las comisiones que se queda cada plataforma. Cada plataforma cobra un mínimo porcentaje por prestar el servicio. No olvidemos que es un espacio donde se alojan los proyectos y se recibe el dinero. Además, cada plataforma usa sus tiempos para liberar lo recaudado.

Al ser un recurso muy utilizado por los emprendedores, hay mucha promoción en las redes sociales. A veces no llega a tener el éxito esperado. Por ejemplo, supongamos que yo quiero escribir una novela mediante una campaña de Crowdfunding. En el caso hipotético que nadie quiera aportar a este proyecto, a pesar de gastar mucho dinero promocionando la campaña en redes sociales para recaudar fondos, habré fracasado en el intento de recibir estos apoyos.

Aunque yo no fui al banco a pedir dinero, y, por lo tanto, no tengo que devolverlo, debo hacer lo posible para juntar esos fondos porque debo lograr que muchos me presten, aunque sea poco. En definitiva, necesito convencer a muchas personas de que mi idea vale la pena, más cuando invertí en publicidad. Este esfuerzo que muchos hacen para recolectar dinero para sus proyectos, está muchas veces mal visto, y hasta peyorativamente remplazan el término Crowdfunding con cyber mendigue.

Pero cada quien tiene su opinión. Yo comparto estos modelos de recaudación porque me parecen que democratizan el financiamiento y las herramientas de recaudación. Posibilitan derribar el obstáculo de no contar con un capital inicial para empezar a ponerse manos a la obra en nuestros sueños.


Tags from the story
More from Guillermo Coronel

LA GIRA DE “GRACIAS TOTALES” SODA STEREO, EL GRAN EVENTO MUSICAL DE LATINOAMÉRICA

Soda Stereo, es la banda argentina con más vuelo en todo el...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.