Cómo sobrevivir a los exámenes

Puede que durante estas fechas pensemos en turrones, bailes, la familia, series de estreno, villancicos y centros comerciales, pero si eres estudiante o te has inscrito en alguna academia, los días de Navidad te resultarán agridulces, puesto que a la vuelta de Reyes caen los exámenes finales o de primera evaluación. ¿Cómo podríamos organizarnos y así sobrevivir a ellos?

En primer lugar, ¡la planificación es muy importante! El pilar básico de las buenas calificaciones. Agarra una agenda bonita o bloc de notas llamativo para anotar las fechas de todos tus exámenes y los temas que se han de estudiar. Los organizadores semanales tienden a ser bastante útiles. ¡Que no te dé apuro escribir, ni dedicar un día entero a tus próximos horarios! No olvides, tampoco, organizar tus descansos; ayuda a mantener la motivación y genera mejores resultados.

Cuidados personales: una alimentación sana (comidas bajas en grasas saturadas, en sal y azúcares) ayuda a que nuestra concentración no decaiga, pues nos permite no distraernos pensando en qué comer y a su vez, potencia nuestras capacidades mentales y nuestro buen humor. Por otro lado, una correcta hidratación nos evitará tener fuertes dolores de cabeza después de la sesión de estudio, y un descanso óptimo nos despejará lo suficiente para retener mejor la información. Jamás se te ocurra ir sin dormir la noche antes del examen.

Estos consejos nos ayudarán a superar la época de exámenes
Estos consejos nos ayudarán a superar la época de exámenes

¡Pequeño truquito! El ejercicio es más favorable de lo que parece. Los estudios demuestran que hay una relación entre el ejercicio y el éxito académico. Cuando estás haciendo cardio (correr, nadar, ciclismo, etc.) el cerebro se llena de oxígeno, haciendo que esté mejor preparado para procesar y retener nueva información.

Envía emails a profesores o concerta tutorías con ellos para poder plantearles todas las dudas que tengas. Es preferible que antes eches un vistazo a los apuntes e intentes resolverlo por tu cuenta, pero si no cuentas con la suficiente confianza de que lo has hecho bien, pregúntales. Anota tus cuestiones en un papel y comunícaselo todo de vez, para aprovechar mejor el tiempo.

Utiliza post-it de colores llamativos o subrayadores para destacar las ideas importantes. Escribe en un papel los conceptos que te hagan falta, las veces que sean necesarias. Para los apuntes que precisen de un extenso desarrollo, conviene hacer esquemas o resúmenes para ordenar la información.

En YouTube hay vídeos de motivación, ASMR, relajación y meditación que pueden ayudar a descansar cuando nos sentimos demasiado saturados o angustiados. También encontraremos vídeos con ruido blanco u ondas alfa, que ayudan a estudiar.

El pensamiento positivo es más eficaz de lo que parece. Cree en ti y disfruta con el proceso lo más que puedas.

No olvides leer atentamente las preguntas del examen antes de contestarlas. Pide una hoja en borrador para anotar tus ideas y esquemas al plantear la respuesta, ¡y no te la juegues con las preguntas tipo test, los fallos pueden restar!

Por último: ¡apunta alto! ¡No intentes ir a por un aprobado raspado! Es mejor ir bien preparado a los exámenes por lo que pueda pasar.

More from Redacción It-Magazine

EL GOBIERNO DE LA IMPROVISACIÓN

En medio de toda esta incertidumbre en la que nos encontramos, miles...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.