REPERCUSIÓN DE LA TECNOLOGÍA EN NUESTRO METABOLISMO

Que la tecnología influye en nuestras vidas no es ningún secreto. La sensibilidad o hipersensibilidad electromagnética resulta una enfermedad poco conocida pero acuciante en nuestra sociedad; los afectados se sienten indispuestos cuando viven o están cerca de campos electromagnéticos procedentes, por ejemplo, de redes WiFi o teléfonos móviles. Francia tomó medidas al respecto: prohibió el WiFi en los colegios bajo el argumento de causar autismo y de ser nocivo para el desarrollo del cerebro de los niños.

Aunque pueda parecer una anomalía, en España sentiremos las consecuencias que traerán los avances tecnológicos cuando se instaure definitivamente el 5G, el cual es tan dañino que ha sido denunciado en EEUU, y bloqueado en Suiza hasta que se precise el impacto que este tipo de instalaciones tiene en la salud pública. Según medios como ABC, la decisión fue tomada tras la organización de “una verdadera cruzada de políticos y ciudadanos contra el despliegue de emisoras de ondas de tipo 5G” ya que supondría “un impacto permanente para la población”. No obstante, se espera que para este 2020 triunfe el transhumanismo y la costumbre de insertar un chip bajo la piel.


Pero, en general, ¿cómo influye la tecnología en nuestro metabolismo?

Metabolismo TV nos explica los estragos que nuestras herramientas digitales causan:

Hay que tener en cuenta que en nuestras células contamos con dos tipos de vías para recibir energía e información nutricional. El primer canal precisa de insulina, para que la glucosa pueda penetrar en dichas células; el cuerpo recibiría entonces energía cuando la glucosa entra a trabajar en nuestro metabolismo.

Nuestro metabolismo está resentido por la tecnología
Nuestro metabolismo está resentido por la tecnología

Sin embargo, el segundo canal funciona con voltaje, lo que nos indica que la primera vía es propia de un receptor y, en el otro, se ofrece un funcionamiento de forma directa debido a su necesidad de vibración.

Precisamente, las ondas electromagnéticas se llaman así porque requieren de electricidad, junto con todo lo que esto implica. Cuando se entra en un campo electromagnético como el que irradia una zona WiFi o el propio teléfono móvil, nuestros sentidos no lo perciben, pero sí nuestras células, ya que esta misma corriente penetra en el sistema nervioso de manera directa y envía sus pulsaciones.

Este tipo de receptor es conocido como “voltage-gated ion channel” o “canal de iones controlado por voltaje” en español. Dicho canal permite que entre el calcio específicamente, lo que influye considerablemente en esa zona, contrayéndola, excitándola y cerrándola, aumentando así la presión sanguínea con todas sus consecuencias: taquicardias, alteraciones del sueño y del estado de ánimo.


¿Cómo podemos proteger nuestro metabolismo?

Metabolismo TV nos aconseja dos remedios infalibles para evitar que las ondas electromagnéticas nos resientan. El primero insta a apagar el móvil y dejarlo lejos de nosotros cuando llega el momento de descansar o simplemente desconectar de él durante un largo período. El segundo, es ingerir un suplemento de magnesio, ya que funcionaría como bloqueador principal y evitaría que nuestro metabolismo se perturbe.

¿No puedes adelgazar? ¿Estás nervioso, estresado? ¿Taquicardias? ¿Tristeza, apatía, procrastinación por ansiedad? Tal vez el móvil te esté afectando… ¿Cuántas horas pasas frente a un aparato electromagnético?

More from Alba Lobera

EL ‘METOO’ HOLLYWOODIENSE: LA LUCHA FEMENINA COMO NEGOCIO

No será la primera vez que se apelan a los sentimientos de...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.