Biodescodificación: ¿cuánto influyen nuestras emociones en la salud física?

Atención: este artículo habla de la Biodescodificación con el único objetivo de ofrecer un debate respetuoso, e información desde un punto de vista alternativo. En It-Magazine aconsejamos acudir a un profesional cuando se padece una enfermedad.

En la SEMFYC, la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, se habló hace unos años de cómo las emociones influían en la salud física: “Las emociones son reacciones psicofisiológicas que todos experimentamos a diario aunque no siempre seamos conscientes de ello. Hay varias explicaciones por las que un elevado estado de emocionalidad negativa puede tener consecuencias para la salud”.

Continuando con esas afirmaciones, la SEMFYC comparte dos aspectos explicativos. El primero, que al experimentar de manera intensa emociones negativas tales como la ira, la tristeza, la depresión o la ansiedad, tienden a producirse cambios de conducta, los cuales hacen que abandonemos hábitos saludables (ejercicio físico regular, alimentación equilibrada, vida social etc) en sustitución de otras rutinas más tóxicas (sedentarismo, adicciones) por desmotivación o para contrarrestar las malas experiencias emocionales.

De esta forma “las reacciones emocionales prolongadas en el tiempo, mantienen niveles de activación fisiológica intensos que pueden deteriorar nuestra salud si se cronifican” explica la SEMFYC. Esto conllevaría, por ejemplo, la activación del sistema nervioso autónomo “con elevación de la frecuencia cardíaca, hipertensión arterial, aumento de la tensión muscular, disfunción central de la neurotransmisión, activación del eje hipotalámico-hipofisario-corticosuprarrenal con perturbación de ritmos circadianos de cortisol etc”. Es decir: esta alta activación fisiológica podría estar asociada a un cierto grado de inmunosupresión, lo que convierte a las personas afectadas en gente vulnerable ante el desarrollo de enfermedades infecciosas o de tipo inmunológico.

Esto da lugar a las conocidas enfermedades emocionales, tratadas por la medicina psicosomática. Un momento traumático, miedos o angustia extrema, genera un bloqueo general de emociones que, si no se gestionan correctamente, dan origen a la enfermedad física.

El doctor canadiense Christian Boukaram, quien siempre intenta invitarnos a ser los protagonistas de nuestra propia vida, refuerza estas afirmaciones al considerar imprescindible atender nuestras emociones cuando se manifiestan en vez de ignorarlas. Subraya que la enfermedad es multifactorial y que el ambiente social, bioquímico, emocional, nutricional, electromagnético, etc, participa en la formación de las patologías. Desde su experiencia clínica, comenta que “lo mental se comunica e intercambia información constantemente con lo físico”. Y este mundo físico no es más que “la punta del iceberg, la manifestación última de un mundo esencialmente inmaterial”.


La clave sería evitar convertirse en un enfermo emocional

Según el Instituto Enric Corbera, hay ciertos factores que nos impiden romper con las cadenas que parecen manipularnos en el día a día. Apela a los beneficios que trae redescubrir la vida. “Lo que pasa” relata su web “es que hemos sido ‘adiestrados’ para creer que sin esa cosa o sin esa persona no podemos ser felices. Y condicionamos nuestro estado de paz a nuestros apegos. Olvidamos que no estamos aquí para a cambiar el mundo, estamos aquí para amarlo. Y amar significa ver y comprender”.

Se citan estudios que constatarían que nuestra actividad diaria está regida por nuestro inconsciente en su mayor totalidad: “para poder ser nosotros mismos, lo que en esencia somos, primero debemos saber a qué papel nos hemos aferrado sin apenas darnos cuenta”. Muestra la página. “Lo que es seguro es que nos encontramos en alguna etapa concreta de nuestra evolución”. Desde la perspectiva de que somos los protagonistas de nuestro día a día, se remarcan las ventajas que podría traernos una consulta de bioneuroemoción, dado que esto “nos permite conocer la información que está condicionando nuestra vida y que se puede representar en un conflicto o en una respuesta biológica”.


¿Qué emoción se oculta detrás de cada enfermedad?

En el libro “La conexión cuerpo mente”, Debbie Shapiro explica cómo nuestros estados emocionales pueden favorecer todo tipo de enfermedades. La autora insiste en que “Para entender esta conexión psicosomática, antes tenemos que reconocer que la mente y el cuerpo son un todo”. Considerar al cuerpo como un mero envase al que debemos llevar al médico cuando se ‘estropea’ no es nada acertado para ella: “Lamentablemente esta visión es muy limitada. Niega la complejidad de energías que configuran todo nuestro ser, energías que fluyen y se intercomunican. (…) No existe separación entre lo que sucede en la mente (pensamientos y sentimientos) y lo que ocurre en el organismo”.

De esta forma, hay un cúmulo de emociones específicas que serían las causas de cada dolencia en concreto. Patricia Florín considera, en su artículo, que el insomnio se debe a “la desconfianza a lo desconocido y el miedo a perder el control”, o que cualquier enfermedad dermatológica se da por la “dificultad para expresar los sentimientos. Miedo, angustia, sentimiento de sentirse amenazado. La urticaria indica enfado con el mundo, incapacidad para expresar las emociones. Los pacientes con psoriasis tienden a ser personas negadoras, no aceptan la responsabilidad de sus sentimientos, inseguras emocionalmente”, agrega.

Biodescodificación:  ¿hasta qué punto influye la salud emocional en la salud física?
Biodescodificación: ¿hasta qué punto influye la salud emocional en la salud física?

De acuerdo a Saphiro, el dolor de cabeza “es porque sus arterias se han estrangulado y aceleran el pulso sanguíneo. La sangre transporta nuestros sentimientos (amor, aceptación, ira, odio o rechazo) y a través de las arterias y las venas damos y recibimos amor. El estrangulamiento de las venas de la cabeza suele indicar, por consiguiente, una incapacidad para expresar o recibir esos sentimientos”. Señala que, en el caso de la cistitis, se muestra “una falta de expresión de los sentimientos negativos que tienen que ver con las relaciones, ya que un 80% de los casos de cistitis se manifiestan en un momento de ruptura”.

A su vez, “un cuello con poca movilidad indica la imposibilidad de ver en todas direcciones: se trata de una visión muy rígida y limitada, que supone obstinacióny una mentalidad estrecha”, señala. “Puede, también, constituir una reacción a un estrés extremo que nos inculca el deseo de encerrarnos y limitarnos”, añade.


Controversia: versiones que rechazan la Biodescodificación

La Biodescodificación o Bioneuroemoción suele suscitar todo tipo de opiniones: hay usuarios que consideran, basándose en los libros de esta temática, que toda enfermedad tiene su cura sin medicamentos, y que nos recuperaríamos sólo sanando las emociones negativas que causarían esto. Otros, que creen que es una pseudociencia con ánimo de lucro, sustentado en una gran farsa. Y por último, hay versiones que ofrecen un veredicto agridulce, explicando que aunque sí es cierto que las enfermedades negativas influyen considerablemente en nuestra salud física, no son las únicas responsables del sufrimiento que conlleva padecer, por ejemplo, un cáncer: “la tesis de Hamer nos indica que el origen de cáncer sucede por una somatización de un shock emocional no verbalizado, mediante la que se propone que ya no es sólo el cáncer, sino todas las enfermedades las que están causadas por un conflicto emocional no resuelto” desarrollan algunos expertos.

En Diario Médico  complementan esta variedad de medicina germánica con un caso visibilizado en los medios de comunicación española: “si la Nueva Medicina Germánica tuvo su difusión en RTVE, la biodescodificación no iba a ser menos. En octubre del año pasado, aparecía en el programa Complementarios de RNE dedicado a la promoción de supuestas terapias complementarias -y en la práctica, pseudociencias inútiles y peligrosas- una entrevista a un odontólogo también francés, Christian Beyer, que ha creado una variación enfocada a los dientes, la descodificación dental. Las quejas ante el defensor del espectador se saldaron con una reiteración de su idoneidad por el responsable de contenidos, quien alegaba que lo que decía era científico y que no tenían constancia de que se le estuviera persiguiendo en su país”.

Uno de los puntos más polémicos para algunos expertos médicos, es aquel que culpabiliza al enfermo: “en la Biodescodificación se establecen relaciones arbitrarias del tipo de ‘duelen las lumbares porque se soportan cargas familiares’ o ‘se tiene un cáncer en el pecho izquierdo porque hay un conflicto emocional no resuelto con la madre’, por poner dos ejemplos tan absurdos como repugnantes, en tanto que cargan la culpa al enfermo por estarlo y a su entorno familiar por ser la fuente del conflicto” especifican en la Web.

Conocer nuestro cuerpo y circunstancias es muy importante para tener en mente una visión acertada del entorno que nos rodea. En un mundo lleno de ventajas, información y estudios, sería conveniente sopesar qué forma de vida resulta la más halagüeña para nuestro ser, ya que encasillarse de manera radical en un ámbito o camino, puede ser más perjudicial que beneficioso. Aunque algunos reportajes afirman demostrar que las farmacéuticas influyen considerablemente en los médicos, tampoco parece aconsejable dejarse llevar ciegamente por la fe, como lo que le ocurrió a un enfermo de cáncer de próstata que murió al rechazar su tratamiento convencional cuando Sabbah, discípulo directo de Hamer en Francia, se basó en la Biodescodificación. A consecuencia de ello, el doctor ingresó en prisión.

Son muchas las personas que disfrutan haciendo un oscuro negocio todo aquello relacionado con la Salud.

¿Y tú, qué opinas de la Biodescodificación? ¿Hasta qué punto influye la salud emocional en la salud física?

More from Alba Lobera

La historia de los padres de Chloe: “mi bebé murió minutos después de nacer” ¿Negligencia médica?

El segundo embarazo de Mónica Carrasco -jurista y blogger- allá en 2016,...
Read More

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.