AVE FÉNIX Y EL NUEVO AMANECER

AVE
Legendary phoenix flying through a burning red sky – 3D illustration

Con la llegada de la crisis mundial del Coronavirus, estamos viviendo un momento convulso, extraño… Un momento que despierta nuestro ser, nuestra esencia y que nos permite saber el poder de la conciencia individual y la sinrazón de la conciencia colectiva. Un momento para renacer como el Ave Fénix.

Sí, estamos atravesando un momento vital que nos define como seres humanos, que describe lo que somos, cómo actuamos y también cómo lo afrontamos. Porque según donde pongas tu mirada, según conectes, te encuentras o desapareces.

Cuán maravilloso es el Ave Fénix; vive, crece, aprende y resiste. Luego solo se disipa en sus cenizas, de las cuales retorna a la vida, ansioso de encontrar un nuevo amanecer.

Así pues, da igual la información que recibas, da igual lo que te digan, lo que pienses, lo que escuches o demuestres. Solo existe una verdad y esa no entra en conflicto con ideas diferentes, esa no quiere litigios, pandemias, ni guerras inexistentes. Esa verdad, solo quiere que conectes con tu esencia, con la mirada tranquila y llena de indiferencia.

No hay desazón más tremenda que la que crea el pensar en razones diferentes, la que nos hace creer que somos reyes, que somos  los más inteligentes y que con tanta capacidad utilicemos la fuerza que se alimenta de dogmas, de carnaza delirante para que los que nos la sueltan nos manipulen al gusto de sazones diferentes.

A unos les inoculan miedo, a otros dogmas de fe basados en ideologías y a los que lo ven desde fuera, y se dan cuenta de la manipulación social, solo pueden inspirar, angustiarse, rezongar o cuestionar el sistema que no pueden controlar.

Así que, solo nos queda entender que la única manera de liberarnos del miedo, de la rabia o de la queja es conectar la conciencia con la esencia emocional que nos pide que miremos hacia dentro, que exploremos y callemos, que hibernemos, que cojamos energía y solo, solo miremos.

Con el corazón lleno de vida, recarguemos energía, sin tensión, sin desajuste y con ideas sensatas, esperemos el momento. Porque después del desastre que se puede producir, habrá una transformación social y  se asumirá como la Nueva normalidad. Sin embargo, unos pocos seguirán independientes caminando, intentando no ser detectados, pero con un grito interno y certero que les dirá: ¡es el momento! Y entonces, ya lucharán,  con coraje y con acierto. Hay mucho que resolver. Mucha víctima invisible pidiendo justicia, afecto y paz. La paz de la libertad.

Finalmente decir que no hay maldad más aplastante que la manipulación. Y no hay mejor conquista que la que dicta del corazón: la libertad interior. Paciencia, amor y confianza. Lo que sea llegará.  Por nosotros y por ellos, por la auténtica verdad… Esperemos el momento. Porque entre estos ardores, calores y desconcierto, sólo quedarán las brasas y aparecerán las cenizas,  y el Ave Fénix resurgirá.

En ese preciso instante y con más fuerza que nunca, podrá volver a volar.


More from Ana María Álvarez Sánchez

LA PANDEMIA DEL MIEDO AL CORONAVIRUS

“El Dios de la Sabiduría, Odín, se lanzó por el rey de...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.