AQUÍ Y AHORA

Últimamente se habla mucho del aquí y ahora, un concepto que parece algo muy esotérico, místico y un tanto extraño. Para nada, el aquí y ahora es lo único que existe, tan sencillo como esto. El aquí y ahora significa eternidad. La eternidad del momento presente, de experimentar la vida en su máxima plenitud, donde no existe sufrimiento alguno. Cuando vives este maravilloso momento actual sin distracciones mentales, puedes descubrirte a ti mismo, puedes cegarte al observar toda la luz interior que llevas de serie, puedes confirmar que eres eterno, ya que el tiempo en el aquí y ahora no tiene sentido, no existe.

Nuestra sociedad se ha encargado durante siglos de hacernos creer que somos nuestros pensamientos, que somos lo que hacemos, lo que creemos, lo que tenemos, lo que anhelamos. Ha confundido a nuestra mente para que tomemos como cierto que lo que hemos hecho en el pasado y lo que haremos en el futuro conforma lo que somos y no es así por algo muy sencillo: tanto el pasado como el futuro no existen.

El pasado y el futuro son conceptos creados por nuestra mente para intentar dar un sentido a nuestra experiencia vital, pero no pertenecen a nuestro ser. Son aderezos útiles en ciertas ocasiones para identificar metas hacia donde encaminarnos. Y eso está muy bien, siempre y cuando no nos dejemos llevar en exceso por esas fantasías. Porque lo son, ya que como acabo de comentar, el pasado y el futuro no existen y las metas que nos proponemos pertenecen al futuro.


El aquí y ahora es eternidad

El pasado ya pasó y el futuro no ha llegado aún, así que solo nos queda el presente, el aquí y ahora, concepto tan olvidado en este mundo de prisas, proyectos, miedos y angustias, palabras todas ellas que se refieren o al pasado o al futuro, no al presente. En este mismo presente puedes experimentar la dicha más absoluta, la plenitud e incluso el nirvana, si practicas lo suficiente. En el aquí y ahora no caben tribulaciones, ni esperanzas vanas. Los pensamientos como vienen se van como lo hace el paisaje visto desde el vagón de un tren en marcha. Eso es la eternidad. Eso es la vida.


Tags from the story
, ,
More from Óscar Gavilán
POEMA:» PREGUNTAS SIN INTERROGACIONES»
Me hago preguntas sin interrogaciones Corrijo errores sin que me lo pidas...
Read More
Join the Conversation

1 Comment

Leave a comment
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.