APESADUMBRADO

Apesadumbrado, hundido en lo sombrío de mis dudas, no veo la luz. Me ciega la luz de lo absurdo de un mundo que no entiendo ni en el fondo, quiero entender. Siento que naufrago a pesar de mi flotador de plata. Siento que nada es real, que lo fugaz me abraza y me espanta a la vez. Me veo como la rata que solo da vueltas sobre una rueda que gira alocada, sin principio ni final, solo gira y gira y gira…

Intento nadar en un mar de infinitas ofertas infinitesimales en el tiempo que se diluyen ante la primera brisa de la mañana. Mis brazos ya no tienen fuerza para mantenerme a flote y mis piernas son dos mástiles agarrotados e inútiles, pero sigo intentándolo con testarudez, sin saber muy bien cómo. La ansiedad por saber qué, cómo y para qué me abruma sobremanera, entre tantos gurús tontos y tantas ayudas auto financiadas por el sistema que me ahoga y al que amo con locura.

Hablando de locura… Estoy inmerso en locura porque nada dura, nada. Todo esto es una locura, una locura que me devora a pesar de mi humilde arrogancia, a pesar de mi endeble entereza. Apesadumbrado, en busca de un sentido esquivo de la vida, en busca del abrigo de un dios de papel que arde ante el calor del comercio de almas en el infierno de esta celda de cristal que llamamos sociedad.

¡Ayudadme!, grito en silencio a una multitud silenciada por una marabunta de palabras sin sentido. Utilizo la misma jerga inaudible que tu vecino, que tu amigo, que tu amante, que tú. Todos gritando y nadie escuchando, dentro de este embudo oscuro atascado hace ya tiempo, de banalidad inconsciente e inconsciencia banal.


Tags from the story
, ,
More from Óscar Gavilán
POEMA: «EN SERIO»
En serio Me dices que coma perdices En serio te vas y...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.