AHORA LOS PERROS SON VEGETARIANOS

Los perros se han convertido en vegetarianos en esta sociedad extraña y un poco tarada en la que vivimos. Este tipo de tendencias no son algo nuevo, vienen de muy atrás. Llevamos varias décadas adoptando costumbres bizarras, siguiendo ideales absurdos y hablando de lenguajes inexistentes. Dejo los ejemplos para el lector, si piensa un poco los encontrará con facilidad.

Esto nos ha llevado a una nueva normalidad a la que se le podría llamar “Zombilandia”. Esta nueva normalidad está compuesta por seres muy inteligentes con una gran luz interior. Sin embargo, no usan su potencial prácticamente ilimitado porque les han hecho creer desde bebés que no deben hacerlo. ¿El motivo? Muy simple: porque no es correcto, según el criterio de no-se-sabe-quién.

Un ejemplo de los muchos que hay de lo que acabo de exponer en el párrafo anterior es el del perro vegetariano. ¿Un perro vegetariano? ¿Desde cuándo un perro es vegetariano? ¿Desde cuándo un perro hambriento rechaza un buen trozo de carne? ¿Estamos locos?

Los perros vegetarianos y sus posibles causas

A pesar de que no soy psicólogo, quiero intentar encontrar la causa de toda esta sinrazón de los perros vegetarianos, ya que estamos en un país libre (al menos hasta el momento en que escribo estas líneas) y puedo dar mi opinión sobre lo que me plazca.

Da la sensación de que la gente está muy aburrida y necesita centrarse en cualquier cosa, por muy absurda que esta parezca, para entretenerse y no duda en asignar etiquetas a objetos, o seres en este caso, que no tienen nada que ver con dicha etiqueta. Así se sienten útiles de forma temporal, hasta que se vuelven a aburrir y se inventan otra sandez similar.

Una segunda razón que explique este fenómeno podría ser que las personas en general estamos muy confundidas con tantas mentiras que recibimos a diario, con falsas ideologías y doctrinas que presuponemos reales y que, en el fondo de nuestro corazón, sabemos que son falsas y eso nos frustra de manera subconsciente.

Por eso para liberarnos de esa carga tan pesada, nos inventamos un cuento llamado vegetarianismo perruno. Así nos sentimos realizados y creemos tener algo sólido en lo que apoyarnos dentro de esta marabunta de información basura alienante en la que estamos inmersos.

Todo por sentirnos amados

Para finalizar diría que, tal vez, la razón más poderosa sea la necesidad que tenemos todos de ser amados y aceptados como uno más en la sociedad. Por este motivo, pretendemos hacer ver que nuestra mascota sigue el patrón que nosotros seguimos (aunque en verdad a ella ni le va ni le viene, no es un ser humano, es un animal y como tal tiene otro esquema de vida totalmente distinto al nuestro) como excusa para sentirnos en cierta manera integrados en un pseudo-grupo (en este caso en el de los dueños de perros vegetarianos) y así conseguir la ansiada sensación de amor que tanto buscamos.

Bueno, os dejo que tengo que dar una zanahoria a mi perro. Adiós.


More from Óscar Gavilán
POEMA: «LA VIDA ES BELLA»
En resumidas cuentas la rueda sigue girando, a sabiendas de no ir...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.