A VECES ME SIENTO COMO UNA EXTRATERRESTRE

En muchas ocasiones pienso que por dentro soy muy diferente a las personas que me rodean. Incluso he pensado que puede que sea una extraterrestre que provenga de Marte o de algún otro planeta lejano a la Tierra. Lo pienso cuando personas que se han cruzado en mi camino, durante un buen trecho de él, han estado aparentemente a mi lado, compartiendo risas, complicidad, preocupaciones, confesiones, problemas del día a día y muchos otros momentos divertidos. Pero de repente se apartan de tu camino. Apenas comparten casi nada contigo, y solo logras verlas a lo lejos, en un punto remoto que nuestra vista puede alcanzar en el horizonte muy lejano. Y piensas: ¿cómo es posible? ¿Por qué?

Entonces me pregunto: ¿qué he hecho mal? ¿Dónde me he equivocado? Siempre he procurado protegerlas, darles cariño y ayudarlas mientras estaban a mi lado, en mi camino. Es de esta manera como yo ofrezco y entiendo la amistad. Pero no debe ser suficiente para quienes valoran más el aparentar y destacar ante el resto del mundo, que tener una amistad sincera y para siempre.

También me siento extraterrestre porque siento nostalgia de cuando escribíamos cartas a familiares, amigos o desconocidos. Dedicábamos un buen rato a relatar pequeñas historias de nuestra vida diaria. Incluso poníamos al corriente a nuestro familiar lejano de algún acontecimiento importante sucedido recientemente en la familia. Confieso que yo era de las que escribía largos folios con toda clase de detalles. Lo introducía en un bonito sobre, colocaba su sello y su destinatario. La carta la depositaba en un buzón de correos con una enorme ilusión y a esperar unas semanas la contestación con el corazón en un puño. Hoy en día yo creo que ni siquiera los extraterrestres escribimos cartas, llegaron los móviles y con ellos los programas de mensajería. A partir de ese momento se esfumaron las letras escritas a mano y sus respuestas.

La extraterrestre… fiel a una misma

Creo que soy de otro planeta cuando soy la misma persona cada instante, y con todas las personas de mi alrededor. Puedo tener un buen día, estar más feliz y menos triste, o al contrario en ese momento sentirme con las emociones más bajas y estar más desanimada. Pero lucho por ser continuamente la misma, y que mi estado de ánimo no influya en mi forma de tratar a los demás. Hay una frase inspiradora que dice “intenta siempre ser tú misma, y no la que otros quieren que seas”. Pues para ser honestos con nuestra persona y no decepcionar a nadie, deberíamos seguir siempre esta reflexión.

Si alguien me pide un consejo, le escucho e intento darle ese consejo lo más sincero posible. Si te saludo hoy y mañana te encuentro, te voy a volver a saludar. Hoy soy simpática y empática contigo, y pasado mañana te voy tratar de la misma forma. En este mundo somos muy poquitos seres de otro planeta. Abunda más la hipocresía, falsedad, envidia y el aparentar ante los demás.

A menudo tendemos a cambiarnos de careta ante los demás según nos conviene o no sé exactamente la razón. La verdad es que es digno de un riguroso estudio científico. Yo invertiría en esta investigación para tener las respuestas. Creo que debe ser agotador llevar contigo mismo tantas personalidades y caretas, como si fueras una actriz de cine que lleva puesta la careta del personaje las veinticuatro horas del día, y no tiene ni un minuto de descanso para ser esposa, madre, hija o amiga y tiene que estar interpretando su vida constantemente.

Ante esta clase de personas cuando las tienes enfrente dudas de cómo reaccionar ante ellas. La mejor opción es ser fiel a ti misma, no reflejarse en su espejo y actuar de la forma más segura y natural, para así no convertirnos en actores a sueldo de la misma película.

En definitiva, en nuestro largo viaje por la vida vamos a encontrarnos con seres de otros planetas o terrícolas del nuestro con los que tendremos que coincidir en nuestro recorrido, con los que compartiremos opiniones o discreparán con las nuestras. Lo importante es que nunca olvidemos quiénes somos realmente. Yo nunca lo hago aunque sea una extraterrestre.


More from Cristina Gómez Rodríguez

UN “PREADOLESCENTE” ENTRE DOS MUNDOS

Observo con detenimiento a mi hijo menor. Tiene 11 años y está...
Read More

2 Comments

  • Mi amiga extraterrestre ..
    estoy seguro que vengo de tu planeta. Es muy difícil la situación que planteas, pero es una realidad bastante , bastante más común de lo que imaginamos.
    No podemos entender cómo no se puede ir por la vida siendo tan honesto y tan leal a los principios, a la amistad , al amor , a los valores ..
    Encontramos personas que pueden vivir de tan distintas formas en cada momento de su vida.. para todo tienen una cara y un estado de animo. Más bien nuestro problema de nosotros los extraterrestres es que confiamos de más. Tenemos expectativas de las personas y desafortunadamente como mencionas en tu artículo no todas las personas conocen la importancia de la empatía. Si todos conociéramos más a fondo lo que esta bella palabra significa, tendríamos mejores relaciones con el mundo entero.
    Te mando fuertes vibraciones cósmicas , llenas de mis mejores deseos desde algún punto de este bello planeta .
    Cris !

  • Hola estraterrestre, coincido contigo en la sensación de no pertenecer muchas veces con muchos muchos terrícolas….
    Falta de esencia, de senzillez, de naturalidad…
    Gracias, no olvidaré quien soy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.