Saca partido a tus rasgos: cómo potenciar las facciones

El maquillaje parece no tener secretos para nadie, especialmente para las mujeres, pero aun así parece que pecamos en los detalles más importantes. A veces cometemos el error de tomar como referencias a personajes famosos; actrices o cantantes que, en la mayoría de las ocasiones, parecen utilizar el maquillaje como signo de arte facial más que como método para encontrarse más favorecida que con la cara al natural.

En este artículo explicamos brevemente qué consejos pueden potenciar más nuestros rasgos, mejorando notablemente nuestro rostro con pequeños gestos.

Encontramos hasta 7 tipos de rostros, los cuales transmiten ciertas impresiones que, en ocasiones, preferimos cambiar.

El maquillaje puede ayudarte a favorecer tus rasgos
Tus rasgos dicen mucho de ti: poténcialos

Rostro redondo: en su mayoría transmite dulzura, jovialidad y cercanía. Son muchas las mujeres que prefieren inspirar lo contrario, intentando romper la simetría de su rostro, aportando formas más angulosas, contorneando los rasgos para que se perfilen de tal forma que den una cara más esbelta. Usar una base de maquillaje con un tono más oscuro que la habitual ayuda a afinar los rasgos faciales, especialmente en la zona de las mejillas y las sienes para contornear de forma correcta el rostro para lograr que se vea más delgado y alargado.

Rostro cuadrado: totalmente contrarios a los rostros redondos. En este caso se transmite dureza y una seguridad tajante, ofreciendo un aire un tanto masculino según opiniones. Esto crea la necesidad de romper con esas formas tan imponentes y aportar suavidad al rostro. La mandíbula es el núcleo de todo esto, la cual denota un rostro más amplio y rígido: la clave consiste en aplicar una base un tono más oscuro que la habitual en el contorno de la cara (haciendo especial énfasis en la zona de la mandíbula y sienes principalmente).

Rostro diamante: un rostro poco común, pero no por ello menos hermoso. Las mujeres con este tipo de rostro tienen la mandíbula ancha, totalmente contrario a la frente y la barbilla, que son puntiagudas. En este caso, sería acertado aplicar un poco de base más oscura a la habitual en ambas zonas, para concederles protagonismo. Las mejillas también juegan un punto crucial: es todo un acierto destacarlas con un rubor que resalte.

Rostro ovalado: dado que se considera uno de los rostros que más juego dan, y por ello, más armonizados, realmente no habría nada que potenciar aquí. Sólo habría que tener en cuenta ciertos detalles puntuales de la cara, que serían aquellas partes que no gustasen, neutralizándolas con un tono más oscuro a la base diaria.

Rostro alargado: muy sencillo; aquí lo único que hay que hacer es intentar ensanchar más la cara, haciendo trazos de forma horizontal con un tono de base más oscuro.

Rostro triangular: en este caso, y debido al nombre del rostro, la mandíbula es ancha y la frente estrecha, por lo que se debe buscar un equilibrio entre ambas zonas de la cara. Un poco de sombra o corrector oscuro en la mandíbula es lo más acertado. Sombrear el centro de la barbilla y los laterales de la frente, además de ensalzar los pómulos, proporcionaría un toque final de dulzura al conjunto.

Rostro en forma de corazón: la frente es ancha y la mandíbula angosta, por lo que resultaría adecuado potenciar el volumen en la parte de la mandíbula. Un maquillaje más oscuro a la base de uso diario ayudaría a oscurecer la frente en la parte de la sien. Los pómulos también tienen su papel: el rostro quedaría menos agresivo y natural si se potencian con un rubor discreto y luminoso.

Estas serían las pautas básicas para saber dar a nuestras facciones una imagen más favorecedora. Aunque se parta de una forma concreta, no olvides que cada cara es diferente. ¡Experimenta y comprueba qué es lo que más te beneficia!

More from Redacción It-Magazine

Doga: el yoga para perros

La repercusión social del yoga ha sido más que exitosa a lo...
Read More

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.