Flipped classroom, cuasi prohibida: alumnos independientes y con notas inmejorables

El sistema educativo en España parece dejar mucho que desear, estando siempre muy lejos del modelo finlandés, tomado como referencia a la hora de justificar la gran preparación académica que caracteriza a los estudiantes extranjeros.

No sólo se han denunciado las irregularidades en las oposiciones de docente, sino que el alumno también yace vulnerable en la mayoría de las ocasiones ante situaciones de abuso, debido a la falta de medios contra el acoso escolar y el desinterés por parte de algunos profesores.

A esto hay que sumarle la gran evolución que ha manifestado la tecnología, causando que los niños tengan un teléfono inteligente cada vez más temprano. Las nuevas generaciones ya no quedan para jugar a las canicas o la rayuela: prefieren empezar una partida a un videojuego de roll. Ya no escriben en un diario en el que pegan fotografías con sus amistades: utilizan las redes sociales para compartir estados.

Con el paso del tiempo, los métodos de enseñanza han buscado una forma de, ya no de estimular a los jóvenes, sino de procurar que permanezcan con la mirada fija en la pizarra el máximo tiempo posible. La atención suele descender considerablemente debido a la presencia de dispositivos móviles en el aula (móviles con videojuegos o portátiles con chats abiertos) y a señalar qué memorizar para el próximo examen en vez de comprender qué se está estudiando.

Por eso y por otras muchas razones, son varios los padres que buscan la forma de desescolarizar de algún modo a sus hijos, aunque sea mentalmente. Sin embargo, no sólo las familias guardan una preocupación latente por el futuro de los niños y la inversión de tiempo y energía que recae en el horario escolar: también hay profesores que disfrutan viendo cómo sus alumnos comprenden los conceptos impartidos en clase y saben utilizarlos bajo su propio criterio.

Las herramientas digitales suponen un gran empuje en el aprendizaje, puesto que debidamente utilizadas, pueden suponer un apoyo a los estudiantes a la hora de estudiar y practicar. De esta forma, plataformas como Twitter son consideradas perfectas para trabajar en un aula, y Youtube, un modo de buscar explicaciones alternativas sobre un temario.

La innovación educativa que ha surgido gracias a la evolución cibernética ha causado un gran impacto en el sistema actual, y han sido muchos los profesores que han tenido que actualizarse y buscar métodos tan llamativos como efectivos para sus propios alumnos.

El mero hecho de leer un libro, ir a por tizas o corregir los deberes en voz alta o preguntar la lección se considera un método caduco; ahora son muchos los centros educativos que cuentan con un proyector y pizarra digital, son muchos los alumnos que plantean sus dudas en un aula virtual haciendo uso de una plataforma cibernética, y son muchos los profesores que piden que los deberes se envíen por correo.

Así fue como en España se rescataron las “flipped classroom”, un modelo pedagógico que parte de la Educomunicación y que transfiere el trabajo de determinados procesos de aprendizaje fuera del aula, utilizando así el tiempo de clase -bajo la notable experiencia del docente-, para facilitar y potenciar otros procesos de adquisición y práctica de conocimientos dentro de ésta.


Flipped classroom: mucho más que la distribución de un vídeo

Todo comenzó cuando Jonathan Bergmann y Aaron Sams, dos profesores de química en Woodland Park High School en Woodland Park Colorado, acuñaron el término “Flipped Classroom”. Ambos docentes se fijaron en que algunos de sus alumnos perdían clases por determinadas circunstancias (enfermedad, compromisos familiares, trabajo, etc.) y, en un esfuerzo por ayudar a esos estudiantes, comenzaron a plantearse la grabación y distribución en vídeo de sus enseñanzas. Esto les hizo reparar en que ese mismo modelo les permitía centrarse más en las necesidades individuales de aprendizaje de cada estudiante.

"Flipped classroom" es un método revolucionario en el aula
Esquema del método “flipped classroom”

Según la propia plataforma theflippedclassroom -basada en la Taxonomía de Bloom-, este método se vertebra desde “un enfoque integral que combina la instrucción directa con métodos constructivistas, el incremento de compromiso e implicación de los estudiantes con el contenido del curso y mejorar su comprensión conceptual. Este enfoque, cuando se aplica con éxito, apoyará todas las fases de un ciclo de aprendizaje”.

Al permitir que los docentes diseñen y publiquen sus explicaciones en línea, el tiempo de clase queda libre para que los alumnos participen en el aprendizaje activo a través de preguntas, discusiones y actividades aplicadas al temario en sí, fomentando de esta forma la exploración, aplicación y articulación de ideas.


Ventajas de la flipped classroom: alumnos con iniciativa e ideas propias

Los beneficios de la flipped classroom son numerosos y muy prometedores para el alumnado. En primer lugar, proporciona a los estudiantes la posibilidad de acceder a los contenidos indicados por los propios docentes, quienes los publicarían en Internet en formato de texto o de vídeo. Así, los niños podrán beneficiarse de la explicación tantas veces como necesiten. Las familias de estos jóvenes estarán también implicadas desde el inicio del proceso de aprendizaje, pues al ser todo virtual se facilita el control y observación del niño, además de poder tomar contacto con el docente de manera particular.

Los docentes no se alejan de sus estudiantes, al contrario: debido a que este sistema empuja a los alumnos cierto grado de autonomía en el método de aprendizaje, los profesores podrán dedicarles más tiempo en atención y ayuda cuando tengan dudas o problemas. Es decir: al ser el alumno el protagonista de su aprendizaje, el tiempo de clase se puede dedicar a resolver las dificultades de comprensión o aprendizaje, además de poder trabajar los contenidos de manera individual y colaborativa con mejor eficacia. De hecho, en función de las dudas que planteen, el profesor puede encargarles distintas actividades acorde a sus necesidades.

Y la ventaja más importante a la hora de crecer: la flipped classroom, al reconciliarles con el proceso de aprendizaje, les incita a asumir responsabilidades, a tomar decisiones en su día a día, a participar sin complejos y a trabajar mano a mano con sus compañeros para alcanzar objetivos comunes. Evolucionan haciendo y no memorizando, proporcionando el desarrollo de habilidades que pueden aplicar en su día a día.


Esquema orientativo sobre la "flipped classroom"
Estas son algunas de las ventajas más significativas de la “flipped classroom”

Desventajas: profesores mal cualificados, alumnos pasivos y falta de recursos

Como todo proyecto o idea, existen unas desventajas que pueden repercutir negativamente en el alumno de forma permanente si no se toman las medidas adecuadas. El profesor es el núcleo de toda enseñanza, independientemente de que imparta un método tradicional como revolucionario, y si no dedica el tiempo y conocimientos necesarios para mejorar su aula, la metodología y recursos utilizados no tendrán ningún tipo de validez.

Los alumnos también tienen su parte de responsabilidad cuando se imparte una flipped classroom: si adquieren un rol pasivo tampoco podrán aprovechar al máximo sus ventajas.

De igual modo, la brecha digital es algo que no ha podido solventarse hoy en día, y la carencia de recursos tecnológicos tanto en el centro educativo como en los hogares suele ser un obstáculo significativo en la flipped classroom.

En muchas ocasiones, la falta de preparación de los docentes (como adquirir un mínimo de conocimientos sobre las TICs) es evidente debido a la insuficiencia de herramientas para poder continuar con el programa educativo. A su vez, el docente ha de esforzarse en elaborar o seleccionar material digital nuevo, necesitando así un tiempo de preparación que a veces obvian o que no pueden utilizar.

La metodología de aprendizaje de la flipped classroom aún no se emplea convenientemente, pues no está enfocada a la colaboración entre estudiantes, eliminando así toda posibilidad de conexión entre ellos, creación e intercambio grupal. A esto hay que añadirle que las pruebas estandarizadas siguen siendo un aspecto pendiente a la hora de evaluar, inclinándose siempre a que el estudiante tenga que hacer uso de la memorización y, por ende, volviendo otra vez a los problemas principales de la enseñanza tradicional.

Este tipo de desventajas nos llevan a la conclusión de que, por más que los propios docentes pongan todo su empeño en avanzar y amoldarse a sus alumnos, tienen que luchar con una educación tradicional que no sólo no les proporciona una base sólida para desarrollar su ardua tarea, sino que les parece remarcar que hacer lo contrario a lo estipulado es una labor imposible. Pese a esto, cada vez son más los docentes que contemplan Internet como una puerta infinita al conocimiento y el desarrollo personal. Al fin y al cabo, la tecnología se abre camino y en nuestras manos está saber ver sus gracias.

More from Alba Lobera

A debate: pena de muerte ¿justicia o venganza?

En It-Magazine buscamos exponer todo tipo de temas, bien informativos, de opinión,...
Read More

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.