Entrevista a Patricio Carrasco – Israel y geoingeniería en las elecciones de EEUU

  • Patricio Carrasco, experto en geoingeniería sobre la Tercera Guerra Mundial: “No va a hacer falta tirar bombas atómicas para dejar radioactividad que luego a ellos les afecten. Es mucho más fácil quitar agua. Se acabó.”
  • Geoingeniería en España, más antigua de lo que creemos: “Allá por 1940 se expuso que podía manipularse la precipitación por medio de la sobresiembra u overseeding.”
  • Acción, reacción, solución: “Los Gobiernos crean el problema y luego nos ofrecen la solución”.
Los políticos de EEUU están muy a favor de la geoingeniería
Los dos candidatos principales a las elecciones de EEUU

Las elecciones presidenciales de EEUU comienzan a tener su punto álgido, y el principal objetivo de todos los candidatos es hacer mención al gran compromiso que parecen tener con la geoingeniería. A diferencia de los últimos años, dicha técnica de manipulación climática ha dejado de presentarse públicamente como una mera apuesta científica, para convertirse en el próximo objetivo de los gobiernos. Sin ir más lejos, Andrew Yang justifica su uso como un arma efectiva contra el cambio climático.

“Necesitamos combatir el cambio climático” Presentó en su campaña. “Una de las opciones es la geoingeniería, la cual ofrece métodos para revertir el daño que ya hemos causado al medio ambiente (…) En general, los métodos de geoingeniería se dividen en dos categorías, aunque hay ideas que no encajan en ninguna de las dos. La primera, aquella que ayuda a la eliminación de dióxido de carbono, y la segunda, la gestión de la radiación solar para disminuir la cantidad de luz solar”.

Andrew Yang no se quedó ahí y continuó explayándose en su discurso, afirmando que ciertas opciones de la geoingeniería son fáciles de revertir, o al menos “lo suficientemente benignas como para que podamos sentirnos seguros al implementarlas sin muchas pruebas adicionales. Por ejemplo, plantar millones de árboles nuevos almacenaría grandes cantidades de carbono; Etiopía plantó hace poco 350 millones de árboles nuevos, y más países pueden participar en proyectos similares. También debemos participar en la forestación oceánica, sembrando los océanos con microalgas”.

El señor Yang no es el único interesado en la geoingeniería: Donald Trump también estuvo muy al corriente de la exposición de tres experimentos realizados en 2018 pese a que no cree en el cambio climático en sí. También manifestó no tomarse en serio un informe de más de 1600 páginas, el cual habría expuesto los efectos del cambio climático en la economía, la salud y el medio ambiente, facilitado por la propia Casa Blanca. Pero apostó por la geoingeniería.


Andrew Yang y las supuestas crisis político-medioambientales

El carbono es el principal enemigo del medio ambiente, según palabras de Andrew Yang: “Los científicos coinciden en gran medida en que las tecnologías en esta área deben ser parte de cualquier programa climático. Las tecnologías adicionales pueden ayudarnos a eliminar una gran cantidad de carbono del aire, un proceso que sabemos que es seguro porque los árboles lo han estado haciendo durante más tiempo que los humanos”.

Por ello, Yang, junto con el apoyo del gobierno federal, busca investigar e impulsar alternativas como el biochar, o empaquetar grava contra las bases glaciares. También dio la voz de alarma sobre las consecuencias que traería una crisis climática futura: “Hay bucles de retroalimentación que no entendemos, que podrían conducir rápidamente a un evento catastrófico. Si se trata de eso, debemos estar preparados con opciones como el manejo de la radiación solar, que tienen efectos secundarios potenciales más deseables que la alternativa: el colapso climático. Las formas más seguras de gestión de la radiación solar incluyen una técnica de rociar agua salada en las nubes, para que sean más grandes y brillantes, lo que reflejará más luz solar en el espacio. A su vez, hay opciones más extremas de gestión de la radiación solar que incluyen espejos espaciales y dispersión de aerosoles estratosféricos”.

Andrew Yang señaló que China podría, en un futuro, recurrir unilateralmente a la geoingeniería, y que por ello debían “tratar de enfrentarse a eso lo más pronto posible”.

El único inconveniente pareciera ser el creciente miedo entre otros científicos, quienes rebatieron las palabras de Yang argumentando que “no se sabe si la geoingeniería realmente llegara a funcionar” y que “no se tiene mucha idea de qué puede salir mal”.

Daniel Drezner expuso, además, que hay una gran indiferencia por parte de los votantes en lo que respecta a la política exterior, igual que todo lo relacionado con el cambio climático o la contaminación.

En una reciente encuesta realizada por Ipsos y FiveThirtyEight, se encontró que sólo el 12’3% de los votantes decía que el cambio climático es el tema que impulsa su voto, y por otro lado, apenas un votante de cada cinco tenían presentes los asuntos internacionales. Dichas encuestas revelaron, también, que únicamente el 6% se interesaban por el medio ambiente, y que el 4% participó activamente y con anterioridad en asuntos relacionados con la Seguridad Nacional o la política exterior.

A su vez, el periódico más grande de Minnesota, el Star Tribune, incidió en que la actitud de los votantes subestima –particularmente- la importancia de la política exterior, y que el primer trabajo del nuevo presidente “será restaurar la credibilidad de Estados Unidos en el mundo”.

Patricio Carrasco, experto en geoingeniería
Patricio Carrasco, en exclusiva para It-Magazine

Desde It-Magazine hemos podido concertar una entrevista con Patricio Carrasco, experto en geoingeniería y portavoz de la plataforma Salvemos la Biosfera, la cual nace “de la necesidad de coordinar, estructurar y vertebrar todas las acciones encaminadas a frenar el desarrollo y/o vigencia de las operaciones de Modificación Climática Clandestinas que actualmente se realizan en muchos países de nuestro planeta, por el consentimiento táctico u expreso de organizaciones, instituciones, agencias y gobiernos”, además de impulsar la Asociación por el Futuro de Nuestros Hijos. También es simpatizante y colaborador de Democracia Nacional, el único partido que visibiliza la información silenciada sobre temas geopolíticos y derivados.

El señor Carrasco responde a nuestras preguntas con acertado sarcasmo y contundencia, denotando una sobrada experiencia en su lucha contra la manipulación climática y la desinformación latente en los medios de comunicación. Gracias a él, se resuelven muchas de las incongruencias que pueden detectarse al profundizar en los discursos de los candidatos, así como en la política estadounidense.


Patricio Carrasco desnuda los planes gubernamentales

“Lo primero que me viene a la mente cuando escucho ‘cambio climático’ es ‘mentira’, porque esto se trata de manipulación, tanto informativa como climática”. Nos comparte. “Es un negocio creado por la ONU, no sólo para la obtención de grandes cantidades económicas, sino para evitar la evolución de los países en vías de desarrollo. Y no sólo eso: también por la creación de protocolos, los cuales no todos se cumplen a rajatabla, como el Protocolo de Kyoto, que casualmente no está firmado por los países más contaminantes. A esto hay que sumarle que de pronto empiezan a vendernos las cuotas de emisiones de CO2. Esto lo que hace al final es que las grandes empresas se coman a las pequeñas, evitando así que avancen, minando la economía de los países y no pudiendo éstos llegar nunca a ser autosuficientes ni a prescindir de créditos de grandes corporaciones como el FMI o el BCE”.

El señor Carrasco no sólo basa sus afirmaciones en documentación irrefutable, sino que también tiene muy presentes las incoherencias de los estudios oficiales sobre el medioambiente:

“Se toma como malo al CO2, cuando éste es vital para la vida: la fotosíntesis se realiza gracias al CO2 en la vida vegetal; la base de la pirámide es la que se pierde si no hay CO2. Ahora mismo nos están vendiendo un falso enemigo. Sin embargo, no se habla de otros contaminantes como el NOX y demás. Fijaos en lo que se dice: primero ‘cambio climático’, después ‘calentamiento global’, el cual supuestamente no deja de incrementarse. Según esos cálculos, ahora mismo si saliésemos a la calle nos tendría que llegar el agua a las rodillas. O al menos, eso llevan vaticinando desde hace veinte años”.

A su vez, Patricio Carrasco nos muestra la otra cara de la repoblación forestal, aquella que, en teoría, busca mejorar las zonas forestales para controlar los agentes medioambientales y así disminuir la contaminación.

“Quieren utilizar árboles modificados genéticamente”. Relata. “Son árboles, por así decirlo, sintéticos. Y nunca van a hacer nada. Porque no hay programas que ayuden a reforestar cada vez que se produce un gran incendio en extensas zonas como California. Y sobre la forestación oceánica, es algo que ya se ha estado haciendo. Sobre la geoingeniería en su fase marina y las microalgas, lo que realmente se hace es sembrar hierro. Esto produce una acidificación de los océanos”.

El señor Carrasco va más allá de su explicación y nos menciona un detalle más: “Hay un hecho famoso, cuyo autor nunca se reveló pero ahí está, y es que hace muchos años a un filántropo millonario se le ocurrió sembrar hierro directamente por el océano, haciendo esta fertilización oceánica. Casualmente se produjo un seísmo muy fuerte allí donde estaba…”.

Patricio no es el único que señala la toxicidad de ese proyecto; son muchos los científicos que lo han catalogado de peligroso: “el consenso es que la fertilización artificial del océano debe ser prohibida por el momento; se han identificado varios riesgos asociados a la fertilización artificial del océano”, denuncian. Entre sus riesgos, destacaban el incremento de las algas nocivas, las cuales también podían descomponerse en las aguas sub-superficiales, bajando críticamente el nivel de oxígeno y afectando negativamente a los peces crustáceos y moluscos.

Por otro  lado, numerosos expertos recordaron el experimento de Canadá, donde se utilizó en áreas del pueblo indígena haida con la intención de incrementar la población de salmón, fallando estrepitosamente.

"Quien controla la información, controla a la población"
La geoingeniería tiene una cara oculta: no es lo que nos cuentan

“Los Gobiernos crean el problema y luego nos ofrecen la solución”

“La geoingeniería no puede ayudar a combatir el cambio climático porque no hay cambio climático. Hay manipulación climática”. Subraya Patricio Carrasco. “Ellos crean el problema y luego vienen con la solución. Pero la solución es peor que el problema que están creando ellos; esto es magnificar el problema”, sentencia. “Realmente todo en lo que se basa la Geoingeniería SRM o Gestión de la Radiación Solar en su fase de inyección estratosférica de aerosoles perjudicará aún más, puesto que hay dos tipos de nubes para ellos. Y esto está más que demostrado y denunciado con respecto al efecto de lo que se denomina el balance del forzamiento radiativo. El biobalance del forzamiento lo que refleja es la radiación que entra con respecto a la que sale. En él, las ‘nubes de mar’ son llamadas ‘seaclouds’, las que para nosotros son cúmulos y demás, y se enfrían, pero los cirros o ‘iceclouds’, calientan. Una siembra troposférica o estratosférica de aerosoles sulfatados o con trimetilaluminio y derivados, lo único que harían sería calentar más. Es más que evidente que las técnicas de geoingeniería que desean utilizar lo que harán será cambiar el ciclo de los alisios y monzones y producirán graves sequías en todo el planeta: alterará todo el patrón climático porque se hará a nivel global, y no como se está haciendo ahora, que es focalizar en determinadas zonas. De esta manera las consecuencias pueden ser devastadoras, incluyendo la reducción de más de la mitad de la población mundial”.

Pese a que la última frase del señor Carrasco pueda parecer cuasi alarmista, en verdad no dista mucho de la realidad. Profundizando un poco más en la conversación y analizando las consecuencias, Patricio continúa explicándose:

“Si dejase de llover, a no ser que se tengan unas infraestructuras muy preparadas y se cuente con un mercado al lado para comprar agua, moriríamos de sed. ¿Qué pasa con esas zonas en las que no hay ni grifos? Una persona aguanta 40 días sin comer, pero sólo 4 días sin beber. Sí, puedes tener reservas de agua, pero no son ilimitadas. Y no sólo eso. Comes, sí. Pero, ¿cómo? De animales y cultivos. Los animales comen plantas, así que… Te quedas sin animales. Y si te quedas sin cultivo, también te quedas sin alimento. Al final si no llueve y no tienes infraestructuras preparadas, te vas a la tumba definitivamente. Se va a producir un éxodo masivo de gente que no tendrá más remedio que huir, y estamos hablando de algo que va a afectar a casi más de la mitad de la población mundial. Por eso grandes potencias como China ya tiene un macro proyecto preparado: porque sabe la que se avecina. Dicho proyecto consiste en una siembra de nubes, igual que sucede en Rusia. Los países tercermundistas son los que van a depender de contar con fondos para que otras agencias les permitan que llueva por medio de técnicas como la siembra de nubes que hemos mencionado antes, o empezando a instalar plantas desalinizadoras, porque si no, la gente morirá.”


El CO2 quedará en el olvido y el nuevo enemigo será la luz solar, ¿por qué?

La falta de agua acabaría con más de la mitad de la población
Quitar el agua: nueva arma para la Tercera Guerra Mundial

Continuando con el coloquio y deteniéndonos en la advertencia que hizo Andrew Yang sobre que ‘China podría, en un futuro, recurrir unilateralmente a la geoingeniería y por ello ha de tratarse rápido’, le preguntamos a Patricio Carrasco qué motivo puede creer que hay en la exhibición de esos tres experimentos de geoingeniería en zonas como Australia.

“Que estos experimentos se hagan públicos no es más que el acto de poner sobre el tablero algo que lleva haciéndose años sin el consentimiento ni conocimiento de la ciudadanía. Con respecto a normalizar, tenemos que hablar de las nuevas normas ISO; el pertinente borrador está ya hecho, el cual va a intentar ahora mismo cambiar lo que es el patrón con respecto al protocolo de Kyoto. Recapitulemos a lo que hemos mencionado anteriormente: ¿qué pasa con el CO2? Que es ‘el malo de la película’ y que las empresas debían tenerlo muy en cuenta; se les daba cuotas de emisión de CO2. Además, varias sociedades podían jugar entre ellas mismas: se daba lugar a una compraventa de acciones y también cotizaban en Bolsa. Lo que se va a decir próximamente será lo siguiente: ‘señores empresarios, señores políticos, el objetivo ahora no es acabar con el CO2. El objetivo ahora será… Acabar con la luz solar’. De esta forma, aquellas empresas que patrocinen que se inyectan con aviones aerosoles en la estratosfera y la troposfera, tendrán vía libre para producir todo lo que quieran y contaminar todo lo que les dé la gana.”

“¿Por qué? Se preguntarán” Incide el señor Carrasco. “Y ellos les dirán: ‘porque lo que van a -posiblemente- calentar con estos métodos de siembra, se va a enfriar más de lo que ustedes calientan. Por lo tanto, vía libre, señores’. Esa es la síntesis de todo lo que ocurrirá. Pero el objetivo va más allá del nivel empresarial: el objetivo es crear una nueva extinción, que va de la mano de esta nueva Era futurista. Es lo que van a conseguir. Para esta gente, sobra gente. Sobramos.” Remarca. “Muchos. No existe una Tercera Guerra Mundial. De por sí existe ya. Pero hay tantos bandos y tantos conflictos que no están focalizados o agrupados en un determinado sitio, sino que es múltiple, que eso que nos vendieron de la Segunda Guerra Mundial como ‘la Madre de todas las Guerras que traería consigo tiempos de Paz’ es una soberana mentira. ¡Estamos en guerra continua! Y al final, estas guerras continuas lo que hacen es acabar con gran parte de la población. No va a hacer falta tirar bombas atómicas para dejar radioactividad que luego a ellos les afecten. Es mucho más fácil quitar agua. Se acabó.”


El papel de Israel en estas elecciones de EEUU: “el problema son los sionistas”

Elizabeth Warren, otra de las candidatas presidenciales, dejó bien patente que no dudaría en eliminar la ayuda que Israel pueda necesitar: “la política oficial de los EEUU es apoyar una solución para ambos estados, y si Israel se mueve en dirección opuesta… Todo está sobre la mesa”. Puntualizó.

Si bien Israel no recibe ayuda económica según el CFR, sí recibe ayuda militar. Por otro lado, las respuestas del resto de candidatos destacan en que sí sería positivo incrementar el vínculo de apoyo financiero de EEUU para Israel con acciones israelíes.

¿Qué repercusiones pueden traer cada una de estas medidas para EEUU? ¿Israel tiene la suficiente fuerza para reaccionar ante lo ocurrido… O altas esferas lo apoyarían?

“Israel es una marioneta puesta sobre un plano geopolítico”. Nos aclara el señor Carrasco. “Parece que el pueblo judío y los semitas están en Israel… Pero no. Están por todo el mundo. Están en todos los gobiernos. Y por supuesto están en EEUU y en todos los partidos. Seguramente quien haya escrito los artículos que estamos discutiendo ahora, sea sionista. Tenemos que diferenciar entre lo que es un estado ilegítimo y usurpado a un pueblo soberano como era el de Palestina con colonos que al final están masacrando a la gente de allí y quitándoles sus tierras y casas, con lo que es el sionismo internacional. Y ya sabemos todos dónde está ese sionismo internacional y cómo ha jugado sus bazas a lo largo de la Historia, cómo es el responsable de todos los conflictos armados que hemos tenido en esta Edad Contemporánea, junto con la masonería. Se dice por ahí ‘eh, vamos a ayudar a Israel… Eh, vamos a quedar bien con Israel…’ O también dicen ‘¡Ay no, hemos roto lazos con Israel!’. Y es como… ¿Y qué? ¡Si la mitad de tu gobierno es sionista! Los tienes por todas partes.”


Manipulando el medio ambiente desde hace décadas

El señor Carrasco ha sido concluyente a la hora de hablar de economía, geoingeniería y política; también está muy al corriente de las acciones de las grandes corporaciones y de sus intereses. Ante el comentario del experto que rebatió a Andrew Yang recalcando que todavía no se sabía hasta qué punto podía llegar la geoingeniería, Patricio tiene muy claras sus discrepancias:

“Por supuesto que lo saben. Esto es una obra perfectamente orquestada, y ellos ya están al corriente de cuál va a ser el resultado final. Todo está muy bien preparado. Vamos a ver, ¿quiénes son los que financian esto? Bill Gates. La IPPF. Los mismos que están detrás de las campañas de aborto, los ‘hijos’ por así decirlo, de Margaret Sanger. Todo esto es una apuesta, y no para salvar el planeta. Saben que esto se les desmorona. ¿Cómo es posible que en este día de noviembre estemos en manga corta y bañándonos en la playa? Cada vez nos ponen una excusa diferente: que si es un anticiclón permanente, que si es una oleada de ‘polvo del Sáhara’. El tema es que aquí, de un clima mediterráneo estamos pasando a un clima continental. Y eso no es posible; estamos en una Península Ibérica, rodeados de mar por los cuatro costados… ¡Y que no llueva, cuando el proceso de evaporación se crea en el mar, con las nubes del mar y luego también precipita en él! Claro, y causalmente todos los frentes entran por el Atlántico. Por el Levante ninguno, ¿verdad?”.

Después de una breve pausa, el señor Carrasco añade: “¿Es que esta zona ha sido alguna vez de sequía? Recuerdo que en la época de Franco, cuando él tenía sus más y sus menos con EEUU, ya se empezaba a decir ‘uf, tenemos aquí una sequía’. Pues no. A España se le ha estado atacando con técnicas de división de lluvia desde que se demostró que funcionaba al realizar los primeros experimentos. Allá por 1940 se expuso que podía manipularse la precipitación por medio de la sobresiembra u ‘overseeding’. Eso aumentó muchísimo los núcleos de condensación, por lo cual esas gotitas de agua se adhieren en dichos núcleos pero, son tan diminutos que las gotas no pesan lo suficiente para que lleguen a precipitar. O incluso frentes nubosos que llegaran para estos sitios: antiguamente se hacía una siembra, es decir, crear núcleos de condensación espaciado para que varias gotitas de agua se juntaran con esos núcleos de condensación y pesaran lo suficiente para precipitar. Ahí sí llovía, pero dejaban que lloviera en el mar, y mientras tanto aquí en la Península no caía ni una gota. Lógicamente ahora las técnicas han evolucionado: ionización y técnica de aviones, que no avionetas…” remarca, recordándonos que Uña de Quintana consiguió proclamarse libre de chemtrails.


Los ciudadanos de EEUU están cansados de que se les infravalore

Patricio Carrasco también tiene una opinión decisiva sobre el porqué los ciudadanos de EEUU no han mostrado interés en asuntos de política exterior o medioambientales.

Enlace directo para el informe en inglés
Enlace directo al informe en inglés

“A los ciudadanos estadounidenses los toman por idiotas. Ellos están despertando, saben lo que está pasando. El punto de partida fue el 11S. A día de hoy, hay grupos de estadounidenses manifestándose para saber la verdad sobre lo que ocurrió, independientemente de que el Comité de Física Internacional, actualmente conocido como la Sociedad Europea de Física, se manifestara a favor de ese informe de que las Torres Gemelas fueron derribadas y no víctimas de los impactos de un avión. Ya sabemos lo que pasó con InfoWars. Los ciudadanos de EEUU son conscientes de lo que pasa: hay muchas luchas por el poder, ellos están en medio y son muy patriotas”.

Más adelante, y para finalizar, el señor Carrasco agrega: “Les duele ver que al final están siendo utilizados para los intereses de este grupo sionista, que es el que se encarga de desestabilizar el mundo. EEUU no fue a Iraq a por el crudo, fue a destrozar el país como hace todo el mundo, al igual que la OTAN fue a acabar con Gadafi. Van a acabar con países libres y soberanos, ricos, independientes del FMI y de cualquier Banco Central. Este Nuevo Orden Mundial lo que quiere es acabar con la soberanía de las naciones: de ahí los procesos separatistas, de balcanización y demás. ¿Qué pasó con Yugoslavia? ¿Qué hizo la OTAN? Bombardear a los buenos y no a los malos. En Yugoslavia se estaba produciendo una sustitución étnica brutal, y los musulmanes que estaban por esa zona empezaban a hacer barbaridades. Y al final el pueblo serbio se reveló. Querían también un proceso secesionista, comenzaron a balcanizarse, de ahí viene el término Balcanización. Es lo mismo que está pasando aquí en España. ¿Y qué hizo la OTAN? Apoyar a aquellos que querían separarse. Siempre se habla de ‘los pelotones de la muerte’. Pero, perdona: no eran de los serbios. Eran de los otros, que iban violando y cortando cabezas. Que cualquiera en Google busque imágenes de lo que estaban haciendo ‘los buenos de la película’ con los serbios: les cortaban la cabeza. Exactamente igual que el Estado Islámico. Albanokosovares”.

Sin duda unas referencias que no dejan indiferente a cualquiera que muestre interés en ir más allá de lo que los medios convencionales muestran, ya que ni siquiera nuestros propios gobernantes parecen ser transparentes con el pueblo al que se deben. Desde It-Magazine agradecemos a nuestro invitado su tan comprometida participación.

More from Alba Lobera

A debate: pena de muerte ¿justicia o venganza?

En It-Magazine buscamos exponer todo tipo de temas, bien informativos, de opinión,...
Read More

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.